http://cvc.cervantes.es/actcult/cunqueiro/

http://cvc.cervantes.es/actcult/cunqueiro/galicia/xantares/

http://cvc.cervantes.es/actcult/cunqueiro/galicia/xantares/cosas.htm

Las cosas son como son y, a veces, las más humildes o pequeñas son grandes misterios. Estás merendando una pimentada, y en el aceite de freír los pimientos, que ya dije que se les echa al final de la fritura sal gorda, rebañas con un pedazo de patata, y se le pega a éste una arena de sal, que viene a tu boca, y el todo aumenta de sabor y llega al paladar algo de fondo y exquisito, y te dejas así, que no lo osas borrar ni con un zatico de pan ni con un sorbo de vino. Son unos instantes chüen de los gourmets de la antigua China, que Ezra Pound admiraba como algo de indudable calidad, y pasos seguros en el camino hacia el éxtasis.


Álvaro Cunqueiro, Cocina gallega, Madrid: editorial Everest, 1982, p. 23.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada