YO DIBUJO MANDALAS, TÚ DIBUJABAS ROSETONES

- Hoy hemos hecho mandalas...
- ¿Y qué es un mandala, cariño?
- Es una cosa redonda, o puede ser cuadrada, o con otra forma... con muchos dibujos dentro y se hacen "rodones" y lo que tú quieras y se pinta con muchos colores... Mama, luego te dibujo uno...

- ¿Como un rosetón?
- ¿Y eso qué es mama?
- Un rosetón es como una ventana con cristales de muchos colores que hacen dibujos... como los que hay en la catedral de la Plaça de la Vila, en iglesias y edificios antiguos... Cuando la miras desde dentro del edificio ves como entra la luz de colorines... Yo los dibujaba y pintaba en el cole o los construía con papel transparente de colores...
- No, mama, no hablamos de lo mismo...




Mandala Tibet

Rosetón de Notre Dame de Paris

MÁNDALA = MANDALA
Mándala es un término de origen
sánscrito, que significa diagramas o representaciones simbólicas bastante complejas, utilizadas tanto en el budismo como en el hinduismo. Según el Diccionario Sánscrito Inglés, de Monier Williams significa ‘círculo’. El Diccionario de la Lengua Española de la RAE acepta también «mandala», sin tilde.

Los mandalas son diagramas o representaciones esquemáticas y simbólicas del macrocosmos y el microcosmos, utilizados en el
budismo y el hinduismo. Estructuralmente, el espacio sagrado (el centro del universo y soporte de concentración), es generalmente representado como un círculo inscrito dentro de una forma cuadrangular. En la práctica, los yantra hindúes son lineales, mientras que los mándalas budistas son bastante figurativos. A partir de los ejes cardinales se suelen sectorizar las partes o regiones internas del círculo-mandala.
Por otra parte, la mayoría de las culturas posee configuraciones mandálicas o mandaloides, frecuentemente con intención espiritual: la
mandorla (almendra) del arte cristiano medieval, ciertos laberintos en el pavimento de las iglesias góticas, los rosetones de vitral en las mismas iglesias; los diagramas de los indios Pueblo, etcétera.
Es muy probable que esta universalidad de las figuras mandálicas se deba al hecho de que las formas concéntricas sugieren una idea de perfección (de equidistancia con respecto a un centro) y de que el perímetro del círculo evoque el eterno retorno de los ciclos de la naturaleza (tal como en la tradición helenística lo proponía, por ejemplo, el
uróboros).
A su vez, en los rituales mágicos es frecuente la separación de un espacio sacro respecto de uno profano; para esto, en la tradición del
ocultismo occidental, se ha recurrido y recurre a los círculos mágicos; el espacio sacro —o al menos el del ritual— es el inscripto en tales círculos que, de este modo, cumplen funciones análogas a los mándalas orientales.
Esta universalidad de los mándalas hizo que el psiquiatra
Carl Gustav Jung los privilegiara como expresiones probables de lo inconsciente colectivo. Para Jung, el centro del mándala figura al sí-mismo (Selbst), que el sujeto intenta lograr perfeccionar en el proceso de individuación.



ROSETÓN
Un rosetón es una
ventana circular calada, dotada de vidrieras, cuya tracería se dispone generalmente de forma radial.
El rosetón se utilizó en la
arquitectura románica y con mayor profusión en la gótica. Inicialmente solía ser de pequeño diámetro y se disponía a modo de óculo en los laterales de las naves. Pero a partir del siglo XIII los rosetones fueron aumentando en tamaño y en complejidad de decoración, hasta llegar a increíbles grados de filigrana pétrea. Pasaron a situarse en las fachadas, por encima de las portadas, y en cada uno de los frentes del transepto. Las vidrieras se decoraban normalmente con escenas bíblicas en vivos colores.
Al rosetón se le ha atribuido un doble simbolismo: uno
mariano, por la apariencia que tiene de la estructura de una rosa; otro que sugiere a Cristo, como remedo de los rayos del sol.

Su misión es doble: por un lado, iluminar el interior de los templos; por otro, el conseguir un ambiente misterioso al incidir en el
altar los rayos filtrados por las multicolores vidrieras cuando los rosetones se abren en el imafronte de la nave central.
Como uno de los ejemplos más representativos de la sublimidad artística que puede encerrar un rosetón se suele citar la pareja que adorna el transepto de
Notre Dame de Paris. En España existen magníficas y variadas muestras, como por ejemplo el conocido popularmente como el ojo del gótigo en la Catedral de Santa María de Palma de Mallorca, el de la Catedral de Mondoñedo o también el de la Catedral de Burgos entre tantos otros.

Gracias, Wiki.


Rosetón de la Catedral de Ávila y Rosetón de la Catedral de Salamanca

Gracias, Carlota. Eres un amor.
.

7 comentarios:

  1. El salto generacional. Un día estaba mi hijo viendo una peli con mi marido, me acerqué y le dije, anda, estás viendo "la guerra de las galaxias", y me contestó: no, mamá, se titula "star wars"

    ResponderEliminar
  2. Merce
    Los niños nos enriquecen... hay que aprender todo lo bueno de ellos... y si es inglés también está bien...

    ResponderEliminar
  3. Pues a mi no me parecen tan distintos jejej.
    Besitos varios.

    ResponderEliminar
  4. Mi hijo pequeño fulimina , no fulmina . Estás fuliminado ...

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué entrada más interesante! Me gusta especialmente lo de la conversación materno-filial.

    Realmente es para ser contada.

    ;)

    ResponderEliminar
  6. Parq que luego digan que no se aprende (si tenemos interés)de los chiquitines de la casa...
    A veces pienso que nos tratan como algo tontos que desconocen eso que ellos saben y dan por sentado que debe saberse, y son una ricura...
    Me ha gustado mucho saber la diferencia de estas dos cosas tan bonitas gracias a la conversación con tu peque.
    Buena entrada,sí señora.Muy interesante y colorida.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Incluyo un hermoso regalo:
    rosetón de la catedral de Ávila y rosetón de la catedral de Salamanca...
    http://cavimi.blogspot.com/2009/03/borraeso-y-koffee.html

    Gracias, carlota.

    ResponderEliminar